Acorol | El ABC de la planeación fiscal
15576
post-template-default,single,single-post,postid-15576,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-10.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

El ABC de la planeación fiscal

El ABC de la planeación fiscal

El ABC de la planeación fiscal

Es importante considerar que la planeación fiscal es un proceso preventivo, mas no correctivo, una actividad legitima a la que todos tenemos derecho.

Por planeación fiscal debemos entender toda aquella aplicación de estrategias que permitan reducir, eliminar o diferir la carga tributaria del contribuyente, apegándose siempre a lo permitido por las leyes, contando con el soporte documental que demuestre su licitud, procurando el menor riesgo.

Ahora bien, toda planeación debe estar basada en un programa el cual estará diseñado en función de cada contribuyente así como de la estructura empresarial con que cuente, ya que en este tema no existen “trajes a la medida” o “recetas de cocina”.

El hecho de que una estrategia sea útil para cierta empresa no significa que será igual de útil para otras o viceversa.

Dicha actividades se recomienda basarlas en un plan de eficiencia fiscal ya que cada empresa tiene un manejo de su negocios y necesidades distintas, sin considerar que las estructuras accionarias suelen tener ciertas particularidades y la responsabilidad que adquiere su órgano de gobierno para con terceros incluyendo el propio SAT.

La pregunta obligada es: ¿cuál es el proceso que debe seguirse para desarrollar una adecuada planeación fiscal que me permita crecer sin riegos adicionales?

Algunos aspectos que se presentan, en forma enunciativa mas no limitativa, son los pasos a seguir para desarrollar una adecuada planeación fiscal logrando con ello la optimización de los recursos de la empresa y obtener el resultado optimo dentro de lo permitido por las leyes de la materia.

  1. Análisis. Su objetivo es identificar el estado actual desde el punto de vista fiscal, jurídico, financiero, etc. del contribuyente o grupo de empresas, que serán objeto de la planeación. Esta será la base de la planeación fiscal, ya que es aquí donde se determinan cuáles son las características particulares respecto a su funcionamiento, capacidad de generar ingresos, giros, beneficios fiscales aplicables, etc.

 

  1. Diagnóstico. Posterior al análisis realizado se tendrán los elementos que permitan determinar las posibles soluciones que servirán de base para la toma de decisiones o cambios a realizar.

 

  1. Alternativas. En esta parte del proceso se deberá hacer un análisis conjunto entre los asesores y los accionistas de la empresa para determinar cuál es la mejor alternativa y se determinaran los procesos a seguir y los tiempos para su implementación.

 

  1. Implementación. Una vez que se han tomado acuerdos se deben de aplicar los mismos. Estos acuerdos pueden involucrar a especialistas de otras áreas, en su caso y tener todos los elementos que amparan cada acción tomada.

 

  1. Mantenimiento. El resultado de una correcta estrategia puede verse afectado si no se siguen políticas permanentes adecuadas, por lo que es indispensable conseguir un acercamiento directo en la operación del negocio y coordinar las actividades fiscales de manera permanente. Adicionalmente cualquier estrategia que se decida implementar no será permanente por lo que es recomendable darle un seguimiento puntual para que en caso de ser necesario, se adecue a los cambios en el entorno de negocios.
No Comments

Post A Comment